Publicado en A partir de 10 años

Besos de la alegría (2º parte)

Güaina observaba tras la ventana al brujo que estaba embelesado observando las alas de la ondina Sharagor.

 El brujo estaba en su casa, embelesado y observando con detenimiento mis alas, las acariciaba sintiendo su suave tacto, eran tersas, pero tan finas como la seda; el olor de cada hada era inconfundible, el azahar y el aroma a la flor del cerezo eran mi distintivo; su color blanco y rosado con destellos plateados comenzaban a apagarse, pero aun así seguían teniendo un gran poder de seducción para el brujo. Las alas, en las manos del brujo, eran su mayor tesoro y así las trataba, como una auténtica joya. Las envolvía de nuevo en el paño húmedo y las volvía a abrir, el fulgor que desprendían, aun no estando acopladas eran pura atracción.

Sin más premura Güaina, aprovechó el momento para lanzarle un hechizo de paralización a través de una ventana que estaba abierta.

Entró a través de la ventana, recogió mis alas con delicadeza, lanzó un conjuro de pérdida de memoria al brujo y guardó mis alas junto a su cuerpo para que no perdieran calor. Con un giro del brazo por encima de su cabeza pronunció las palabras adecuadas para transportarse a nuestras aguas.

Güaina le ofreció las alas a la ondina con gran cariño

Todas mis hermanas y yo nos quedamos estupefactas cuando vimos a  Güaina entre nosotras. Abrazaba con gran amor mis alas, las separó de su cuerpo y me las ofreció como el mayor presente que me puedan regalar.

—Querida niña, ya tienes tus alas.  El brujo no recordará nada de lo ocurrido, solo me queda algo por hacer y es conseguir que vuelvan a su lugar. Necesito un lugar puro, que nunca haya sido mancillado por ningún humano.

Las alas de Sharagor estaban en perfecto estado, listas para unirse a la ondina

—En el centro del río hay un altar donde rendimos culto a la luz y al agua, pero no podrás estar allí— le dije con tristeza.

—Necesito que te poses sobre la piedra, si tus hermanas me pueden alzar, te haré el hechizo.

Así fue como mis hermanas me elevaron y posaron sobre el altar, mi cuerpo flotaba en las aguas sintiendo la pérdida de toda mi esencia. Las lágrimas afloraron de nuevo, por las sensaciones de pérdida pero también de alegría de saber que de nuevo volvería a tener mis alas.

Güaina fue transportada con la delicadeza de mis hermanas y cuando estaba sobre mí, ella me pidió que me diera la vuelta.

—Niña, debes volver tu cuerpo y cubrirlo entero con agua, pues solo su pureza logrará lo que deseamos.

Mis hermanas aletearon con fuerza para mover el agua y que me cubriera, Güaina posó sobre mi espalda las alas que danzaban sobre el agua, unas palabras sonaron a lo lejos y sentí un dolor punzante en mi espalda. La sensación de libertad se expandía por cada espacio de mi ser.

Volé hasta tierra firme, donde ahora se encontraba Güaina, y la obsequié con varias escamas de mis alas y un nuevo beso de la alegría. Las lágrimas de alegría regaron la piel, ahora joven, de la bruja.

Mis alas me llevaron a las profundidades de mi hogar y de nuevo pude respirar libertad.

Autora: María José Vicente Rodríguez

5 comentarios sobre “Besos de la alegría (2º parte)

Responder a mjvicent Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s