Publicado en A partir de 7 años, Cuento, Revista Cometas de papel

Berry, la princesa del reino de las frambuesas.

Photo by Daisa TJ on Pexels.com

En la isla que se llama Monte Dormilón. Viven 3 amigos que son, uno pirata, una bruja y uno dragón. El primero tenía una pierna de palo, la otra un vestido enmugrentado y el ultimo no vestía pantalón.

Un día llegó al Monte Dormilón, un mensajero montado en un muflón. Traía una invitación para el pirata, la bruja y el dragón.  Esa misma tarde sería la celebración, por el cumpleaños del rey, de quien se murmura que es muy gordinflón.

El barco del pirata, las aguas surcaban, y por los cielos, los otros dos volaban. Una en su escoba y otro con sus alas se impulsaba. Iban a la fiesta del rey, a pasar una buena tardeada.

El rey Elefante, vestía un traje muy elegante. Igual que los príncipes antílopes y los caballerosos caballos. Había osos con sus pelajes hermosos, y papagayos con sus primorosos plumajes.

Tan bonito vestían todos, que sintieron tristeza en el corazón, el pirata, la bruja y el dragón, pues sus ropajes no eran de sastre, mas bien, era un desastre.

Al festejo arribó un carruaje demorado, donde viajaba, la princesa Berry, desde el reino de las frambuesas, vistiendo su vestido morado.

—¿Qué razón aflige el corazón, de un pirata, una bruja y un dragón? —la princesa preguntó. Y el pirata le contestó:

—Argg! Mira nuestras ropas y nuestras pieles. Están sucias y andrajosas. Y de entre todos los invitados, nos sentimos incomodados, preferimos irnos a otro lado, y despedirnos de esta fiesta maravillosa.

—No digas cosas insensatas, amigo pirata. No existe un vestido de etiqueta, pues todos los presentes, se distinguen por ser diferentes. Unos tienen colmillos y otros dientes, unos tienen plumas y otros, pelajes encima de sus pieles. El único sombrero pirata de la fiesta, tu lo tienes. Yo soy quien soy, y tu eres quien eres. Aunque, si lo prefieres, préstame tu sombrero y así seremos dos piratas y amigos fieles. Y podemos también, entre los dos, hornear pasteles.

Berry la princesa del reino de las frambuesas, organizó a toda la audiencia, para hacer pasteles y galletas. Con el sombrero del pirata en la cabeza, les sacó a los tres amigos, una enorme sonrisa.

Entre hoyas, harina y ceniza, los invitados se ensuciaron de rabo a cabeza.

Todos ayudaron a hornear los postres, y compartieron juntos, su felicidad en la mesa. Nació una fuerte amistad, entre el pirata, la bruja, el dragón y Berry, la princesa…y pastelera del reino de las frambuesas.

Publicado en A partir de 10 años, Cuento

LA LADRONA DE CONTRASEÑAS. CAPÍTULO 2

CAPÍTULO 2

Pedro estaba con sus padres en la playa, estaba siendo una primavera calurosa y estaba deseando meterse en el mar para poder quitarse la mascarilla y respitar aire puro.

—¡Pedro espera!, ¿Te has puesto crema protectora? Mira que luego te achicharras.

Odiaba ponerse ese potingue hasta en la cara porque luego le escocían los ojos.

—Después del baño mamá.

—De eso ni hablar, te la pones ahora y esperas un rato antes de bañarte. Mira tu móvil ha sonado —y le acercó el móvil.

Pedro vio rápidamente que era un mensaje de Andrés. Algo debía ocurrir porque era extraño que le contactara por mensaje cuando en la tarde habían quedado por Zoom.

Cuando leyó el mensaje, miró la hora. Tendría que salir ya si quería llegar a timpo a la reunión.

—Mamá, tengo que ir a casa, por lo visto hay cambios en un trabajo del cole y los compañeros se van a reunir en Minecraft.

—Vaya modas. No sé cómo os reunís y os entendéis por ahí.

—Me voy que no llego.

—Pues llévate tu mochila con la toalla y tus gafas de buceo que yo no puedo con todo.

Algo fastidiado, porque no se había dado el ansiado baño, pero aliviado de no embadurnarse de crema protectora que lo dejaba más blanco que la pared y pringoso, salió corriendo mientras su madre le gritaba:

—¡Y come fruta cuando llegues, que son vitaminas y estás creciendo! ¡Y dile a tu padre que comemos a las tres!

—¡Sí mamá!

El ordenador tardó algo en arrancar, tenía que actualizarlo con su tío, ampliarle la memoria y cambiarle el disco duro por uno más rápido.

—Hola, soy Pedro. Mi código es P13.

Varias voces devolvieron el saludo a la vez.

Student video chat online screen on laptop on white background illustration

—De verdad que tenías que haberte puesto el código de P2 —bromeó Andrés como siempre, en esta ocasión compartía pantalla con Marta.

Todos rieron.

—¡Ja! Estás gracioso esta mañana.

Se escucharon más risas.

—Bien, ¿estamos todos? —era la voz de Ana

—Parece que sí —respondió otra voz de chico. Era Jaime, el cerebrito del grupo.

—A ver, paso lista: Andrés, Ana, Pedro, Jaime, Bea, Marta, Tina, Katy, Juanjo, Simón… —Ana siguió diciendo nombres hasta que terminó el listado.

—Es una suerte que hayáis podido estar todos en casa hoy sábado —Comenzó diciendo Andrés.

—A mí me ha venido genial, hoy íbamos a casa de mi tía y soy el único joven —dijo Juanjo, convencido de que todos se compadecieron aunque fuera un poco.

—Bien, como os pusimos en el mensaje, la clave de uno de nosotros ha sido descubierta. Os lo explica todo Marta —dijo Andrés.

—¡Uf qué mal rato me llevé! —la aguda y chillona voz de Marta hizo que más de uno bajara el volumen de sus cascos—. Me quedé a dormir en casa de mis tíos maternos porque mis padres iban a una boda a no sé donde y no me querían dejar sola en casa un fin de semana entero. Algunos conocéis a mi prima Ruth y lo cotilla que es.

—Sí —dijo Bea—, yo la he conocido y os aseguro que es así. Me dejé el móvil en la mesa para ir al baño y cuando volví la pillé intentando descifrar el patrón de desbloqueo de mi móvil.

—Exactamente, así es mi prima. Bueno pues resulta que en la penúltima reunión de zoom que tuvimos, la tuve que hacer en la habitación de mi prima y como comprenderéis estoy casi segura de que me vio meter la clave, porque no se despegaba de la mesa.

Se escucharon algunos murmullos de indignación.

—No me preocupé porque me dije, que total, es muy difícil cotillear en Zoom porque todos sabríais que no era yo si la véis a ella por la videocámara. Pero resulta que en la última vídeoconferencia no pude entrar y salía <<CONTRASEÑA ERRÓNEA>>, pero es que a mi correo tampoco puedo entrar.

—Es verdad, nos extrañó a todos no verte —dijo Leo, con un acento argentino. Era el más nuevo del grupo y tenía predilección por Marta,

—No puedo creerme que haya alguien tan ruin —saltó Simón—. Algo debemos hacer para recuperar tu cuenta.

—Sé que tiene una libreta donde apunta todas las direcciones, contraseñas y claves que va robando. No sé porqué lo hace, además que es delito y si alguno llamara a la policía le caería una buena. Pero mi tía está embarazada de siete meses y no quiero darle un disgusto. Sería mejor darle una lección a mi prima Ruth y que no vuelva a robar ninguna cuenta más, porque además lo hace por fastidiar y diversión. Por eso hoy estoy con Andrés en su ordenador.

—¡Sí! Merece un escarmiento —aplaudió Ana—. Y yo tengo un plan.

Todos callaron esperando las indicaciones de Ana.

—Marta y Bea, necesitáis una excusa para volver a casa de tu prima y os explico qué haremos, escuchad con atención.

Continuará…

Publicado en A partir de 10 años, Cuento

LA LADRONA DE CONTRASEÑAS

CAPÍTULO 1

—Tenemos poco tiempo —dijo Andrés.

—¿Por qué? ¿Qué ocurre? —preguntó Ana, y se puso bien las gafas, empujándolas con el dedo índice.

—Ahora no te lo puedo explicar bien, viene la profe. Espérame en el recreo en nuestro punto de encuentro.

—De acuerdo —dijo Ana, mientras sacaba el cuaderno con los deberes hechos y el libro de lengua.

En cuanto terminaron las clases Ana corrió hacia el recreo y Andrés fue a comprar algunas chuches y gusanitos para los dos.

Student at school playground illustration

El punto de encuentro era el banco cerca de la valla, casi nadie jugaba por allí debido a que los pinares estaban infectados de procesionarias, unas orugas muy fastidiosas y peligrosas, sobre todo para los alérgicos, bueno y para los no alérgicos, y además para los animales que se las comían podía ser mortal. Ellos lo sabían, pero en las reuniones de alto secreto no tenían más remedio que quedar allí, lejos de los oídos indiscretos. De todas formas, el banco estaba justo debajo del voladizo de un tejado, y el pino más cercano quedaba a varios metros y en realidad no era para tanto.

Ana esperaba intrigada e impaciente.

—¡Hombre, por fin llegas!

—Toma, tus gusanitos. ¡Qué de cola había hoy y eso que he salido de clase de los primeros!

Ana ya había abierto la bolsa de gusanitos y al contrario que Andrés que se los comía de uno en uno, ella prefería hacerlo a pequeños puñados.

—Bueno, ¿y por qué tenemos poco tiempo? —preguntó sin dejar de comer y con la boca llena.

—Mi padre ha conseguido trabajo en la ciudad y habla de mudarnos para no tener que estar una hora de coche todos los días. Mi hermano y yo nos quedaremos en casa de mi abuela hasta que termine el curso, pero ya no podremos reunir a la pandilla en mi casa como antes y mucho menos en casa de mi abuela.

—Entonces tenemos que reunir a la pandilla con urgencia por Zoom.

—Hay otra cosa.

—Dime —dijo Ana intrigada.

—Ha habido una fuga de información y la prima de Marta se ha enterado de su contraseña de Zoom. Tendremos que reunirnos en persona para que nos explique como ha ocurrido y ayudarla a recuperarla.

—Umm, eso de reunirnos puede ser complicado ahora con las restricciones del Covid 19 y puede ser peligroso —. Ambos quedaron en silencio y muy pensativos.

—¡¡Ya lo tengo!! —gritó Ana, y a Andrés casi se le cae la bolsa de gusanitos del susto. Aún la tenía casi llena, mientras que su amiga hacía tiempo que se los había comido.

—Mañana es sábado, podemos dejar mensajes a todos con el móvil:

“EMERGENCIA. UNA CLAVE DESCUBIERTA. REUNIÓN URGENTE EN MINECRAFT A LAS 11,30 h. DEL SÁBADO. ALTO SECRETO.

Andrés dejó la bolsa de gusanitos en el banco, aplaudió, se levantó de un salto e hizo una reverencia.

—¡Eres una genia!

—¡Pues claro!

Sonó el timbre y corrieron juntos hacia la clase.

Continuará…

Publicado en A partir de 8 años, Cuento

Milú (la perrita artista). Capítulo 2

Milú estaba tan contenta de ser la mascota del equipo. Su único trabajo era dar saltitos para animar a las niñas bailarinas en los ensayos, pero eso le causaba mucha emoción.

Elsa ya no le ponía ropas que le molestaran en el cuerpo, solo algunas cintas en la cabeza y gorritos graciosos. Milú siempre los escogía. Si daba un ladrido, quería decir que “sí le gustaba” y si daba dos, que “no le gustaba”. Esa era la señal para saber qué ponerle y qué no.

Ana se mantenía siempre callada, pero observante. En todo momento estaba pendiente de la perrita. Ella también sabía lo que era ponerse ropas que te causan molestias. Su mamá siempre le hacía ponerse medias que le daban calor, cintas apretadas en el pelo, lazos en la cintura y faldas que le daban picazón en las rodillas.

Pero ahora estaban ensayando para una gran presentación y la profesora ya había mostrado los disfraces que debían usar.

Esta vez, Milú no se salvaría. Tendría que usar un tutú. Elsa y Luisa estaban nerviosas. Desde que la profesora le dijo que debían ponerle un tutú a Milú, sabían que la perrita daría dos ladridos fuertes, respondiendo “no me gusta”.

Todas las niñas llevarían tutú y Milú también debía hacerlo.

El día de la presentación, Elsa y Luisa salieron a bailar en el primer grupo. Ana esperaba su turno para salir en el próximo baile, con el segundo grupo.

Casi a punto de salir a escena, Ana sintió un ruido detrás de una cortina y fue a ver de qué se trataba. Era Milu, que estaba escondida, tratando de quitarse el tutú rosado. Ya lo había roto casi por completo, pero se detuvo al ver que la habían sorprendido.

Ana la miró con cariño y una pequeña carcajada que no pudo evitar. Se rió y le dijo: guau guau.

Milú se puso contenta. Ana había dicho no, a su manera de niña, claro. Así que se puso lo que verdaderamente le gustaba y esperó al final del espectáculo para salir.

Cuando salió a escena, todos se quedaron sorprendidos y estallaron en risas. Jamás habían visto a una perra con una gorra de pelotero.

 

Gorra de pelotero: gorra, gorra de “beisbol”. La que lleva MIlú en la fotografía.

 

 

Publicado en A partir de 7 años, Cuento

Los exploradores del tiempo-4.UN SEÑOR MUY INGLÉS (Continuación)

……………………………………………………………………………………………………………………………….

—¿Que hemos ido a otra dimensión? —siguió Pablo— Y ¿Ahora qué somos? ¿Muñecos?

—¡Fi…f…f…fid…fideos enredados! —tartamudeaba Rafa.

Todos sabían que Rafa, cuando sentía la necesidad de soltar un taco, decía algo relacionado con lo que estaba pasando, pero en este caso, no tenían ni idea de qué relación había ahí con los fideos.

—Fideos enredados… –repitió el hombre que estaba sentado.

El caballero los miraba sin inmutarse, como si la aparición de una tienda india con cinco niños dentro fuese algo normal allí.

—Curioso —continuó— ¿Se trata de algún reniego? o ¿de un cándido subterfugio para confundir al espectador?

Los chicos se quedaron pasmados por la forma de hablar de Phileas Fogg. No se estaban enterando de nada.

—¿Eh? —Fue lo único que acertó a decir Rafa.

—Me refiero a esa expresión sobre fideos acompañada de tan abundantes gestos faciales.

—No lo puedo evitar —contestó Rafa—. Cuando me pongo nervioso, digo palabras malsonantes y mi padre me dijo que las cambiara por lo primero que se me viniera a la cabeza.

—Muy astuta estrategia —dijo el caballero—. Tengo un colega al que le ocurre lo mismo. Se lo comentaré. Por favor —siguió el inglés dirigiéndose a Rafa—, dígale a su padre que venga al club un día de estos. Me encantaría conocerlo.

—“No creo que al padre de Rafa le encantara tanto. Ja, ja, ja” —dijo por lo bajo Carla.

—Y bien —continuó Phileas—, ¿me explicarán ustedes cómo han aparecido aquí, de repente?

Como a Pablo no le hacía ninguna gracia estar en un lugar que no era real, hablando con un caballero que no existía, decidió contestar rápido para volver a su casa lo antes posible.

—Pues verá usted, señor Fogg. Esta tienda india es una máquina del tiempo y hemos viajado desde el futuro por equivocación. No tendríamos que estar aquí, sino en un sitio…más…ehm… No se moleste usted, pero tendríamos que estar en un sitio más real.

A Phileas Fogg se le abrieron los ojos como a una rana de ojos celestes y se puso pálido. Julián se llevó la mano a la frente como si así consiguiera hacerse invisible.

—¡JA, JA, JA! Pero, qué ocurrentes son estos muchachos.

El estruendo de la risa de Phileas hizo que acudiera su criado Passepartout. Los chicos, asustados, corrieron a la tienda para regresar, pero Paula siguió la conversación:

—Señor Phileas, no es nada extraño. Si usted pudo dar la vuelta al mundo en ochenta días, en el futuro se podrán hacer viajes más extraños.

—¿La vuelta al mundo en solo ochentas días? —dijo sorprendido el inglés—. Yo, apenas, he salido de Londres, señorita.

—Genial —refunfuñó Pablo—. Encima nos hemos equivocado de momento.

Carla metió a Paula en la tienda de un empujón, y para despedirse dijo:

—Bueno, pues ya volveremos cuando haya hecho usted el viaje ¿eh? —Y desaparecieron.

—¿Qué ha pasado? —preguntó el criado

—Vaya. Se han ido sin explicarme el truco. Passepartout —Phileas se volvió hacia su criado—, estos jovencitos me han dado una idea. ¿Cree usted que podríamos dar la vuelta al mundo en ochenta días?

Olga Lafuente.

Tienda de campaña india bajo cielo estrellado.
Foto de Chait Goli en Pexels
Publicado en A partir de 8 años, Cuento

Milú (la perrita artista)

–¿Una perra puede llevar tutú?–preguntó Luisa.

–No lo sé, pero igual se lo pondré –dijo Elsa, decidida.

La perrita debía ganar el Concurso de Belleza Animal, así podría ser la mascota del equipo de Ballet del colegio.

Pero a la pequeña Milú no le hacía gracia llevar aquellas ropas apretadas, que le causaban picor en el cuerpo. Además, sentía como la tela se le enredaba entre los pelos y le dolía. Quería librarse de aquel disfraz. Se arañaba con las patas, tratando de zafarse todo eso del cuerpo. Pero nada funcionaba, la ropa seguía en el mismo lugar.

Pero Milú no sabía que alguien la observaba, escondida entre una cortina rosada. Era Ana, la niña más callada del colegio, que siempre estaba pendiente de todo, mirando lo que los demás no veían, o quizá sí veían, pero no le prestaban atención.

Cuando empezaron a llamar a los concursantes, Elsa se giró para cargar a su perrita. Entonces pegó un grito muy alto; Milú se había ido.

Corrió de un lado a otro, llamándola. Buscó debajo de las sillas, detrás de las cortinas, dentro de los armarios y hasta en las gavetas. Sabía que una perra no cabía en una gaveta, pero estaba desesperada. Luisa la ayudaba gritando el nombre de la mascota. Pero todos los intentos fueron en vano; Milú no apareció.

Elsa comenzó a llorar con lágrimas gruesas que mojaron sus zapatos y Luisa la abrazó y se unió a su llanto.

Entonces oyeron el nombre de Milú. La estaban llamando por los altavoces. Ya le tocaba el turno de salir y no había rastros de ella por ningún sitio.

Elsa y Luisa seguían llorando sin parar.

En ese momento llegó Ana y las tocó a las dos. Las tres oyeron aplausos y miraron hacia el escenario. Allí estaba Milú, hermosa y contenta, desfilando, como toda una artista.

–Las ropas le molestaban, se las he quitado–dijo Ana.

Pero no se las había quitado en verdad, sino que las había sustituido por una bella corona de cintas que Milú lucía con gracia y alegría.

Era la mejor perrita artista que habían visto y sería la mejor mascota que cualquier equipo pudiera tener.

Publicado en A partir de 7 años, Cuento

Los exploradores del tiempo-3.UN SEÑOR MUY INGLÉS (Primera parte)

Tras el regreso del viaje a la habitación de Van Gogh, a los cinco exploradores se les pasó pronto el susto, sobre todo, a Carla que le había parecido corto y pidió hacer otro.

Pablo dijo que había que dejar de hacer esos viajes porque podrían quedarse perdidos por ahí en el pasado, pero Carla insistió tanto que los chicos decidieron hacerle caso con tal de no seguir oyéndola.

Estaban sentados dentro de la tienda de campaña delante del ordenador que mostraba todos los mini agujeros negros que había en la habitación de Julián. Carla vio dos mini agujeros negros girando muy cerca el uno del otro.

—¡Oh, eso mola! —exclamó Carla señalándolos en la pantalla.

—¿Eso qué es? —preguntó Pablo mostrando disgusto.

—Es un agujero negro doble —contestó Julián.

—¿Y qué diferencia hay con los otros? —siguió preguntando Pablo.

—No sé —Julián se encogió de hombros—. Es la primera vez que hago esto.

—¡Pues no se hable más! —dijo Carla y le dio al botón de la máquina del tiempo.

—¡Noooooo! —gritó Pablo.

Y como pasó la otra vez, los cinco exploradores se deslizaron a gran velocidad por un túnel negro lleno de curvas y giros pero, ahora, era diferente porque, a veces, se veían reflejados delante de sí mismos como si tuvieran un doble que aparecía y desaparecía. Nadie lo quiso decir pero estaban muertos de miedo.

La máquina frenó de golpe y todo parecía normal; las dos chicas quisieron salir a la vez y los chicos las siguieron.

—¡Vaya! Parece un palacio —dijo Paula.

Estaban en el centro de un gran salón con enormes lámparas doradas, muebles antiguos, alfombras rojas y las paredes llenas de libros. Había mesas pequeñas con butacas, y un hombre que estaba sentado con un periódico los miraba sonriendo.

—Buenos días, jóvenes —saludó el caballero—. Admito que han realizado ustedes una aparición espectacular. ¿Sería mucha insolencia preguntarles el truco?

El hombre iba vestido elegante pero como en las películas antiguas, y los exploradores lo miraban embobados con la boca abierta.

—¡Oh! Disculpen —continuó el hombre—. Me llamo Phileas Fogg.

—Ese nombre me suena —susurró Pablo a sus compañeros.

—Sí, y a mí —dijo Paula mientras se daba golpecitos en la barbilla con el dedo índice—. ¡Aaah! ¡Ya sé! ¡Es el de la vuelta al mundo en ochenta días!

—¡¿Qué?! —gritó Pablo— ¡Eso no puede ser, es un personaje de ficción!

Todos miraron a Julián.

—Bueno… —titubeó Julián— hemos entrado en un agujero negro doble. A lo mejor, hemos ido a otra dimensión.

(Continuará…)

Imagen de DarkWorkX en Pixabay
Publicado en A partir de 7 años, Cuento

Los exploradores del tiempo-2.LA HABITACIÓN LILA

    La pandilla de los cinco exploradores habían comenzado su misión: Viajar en el tiempo.

     La tienda de campaña de Julián convertida en máquina del tiempo se iluminó como una estrella fugaz y fueron lanzados a una velocidad de miedo por un túnel oscuro y lleno de curvas hasta que frenó de repente. Los exploradores de la Historia no se atrevían a salir de la tienda para ver si, de verdad, había funcionado el invento de Julián, pero Carla, que era la más valiente, decidió asomarse por la abertura.

     — ¡Ooooh! Esto es una habitación —exclamó Carla.

     — ¡Lo sabía! Es imposible construir una máquina del tiempo —refunfuñó Pablo.

     — No, no. Es otra habitación —decía Carla con la cabeza fuera de la tienda

     — A ver… ¡Quiero verla! —dijo Paloma, a la que le encantaba el misterio.

     Los exploradores salieron y se encontraron en un cuarto pequeño con dos puertas y los muebles de color amarillo y antiguos.

     Rafa hacía gestos extraños con la cara, como le pasaba siempre que se ponía nervioso.

     —  ¡Orejas desconchadas! —dijo Rafa para no soltar un taco— Es Vicent Van Gogh.

     Y es que, en la habitación, había un hombre pintando, y tenía una venda que le tapaba una oreja.

     — ¡Ay, mi madre! —se quejó Pablo mientras se tapaba la cara con una mano. —A ver quién es el guapo que explica esto.

     Julián se vio en la obligación de pedir perdón al pintor por ser él quien había inventado la máquina del tiempo.

     — Perdone, señor. Estamos viajando en el tiempo y hemos aterrizado en su dormitorio sin querer.

     — Ja, ja, ja —se rió Carla. Le había hecho mucha gracia la explicación de Julián.

El hombre tenía la boca abierta del susto.

  —  Pero ¿Quiénes sois? —Preguntó el pintor.

— Venimos del siglo XXI —siguió Julián—. Estamos probando mi máquina del tiempo.

      — ¡Dichosos mocosos! ¡Fuera de mi habitación! —gritó Van Gogh y les lanzó un pincel que cayó dentro de la tienda.

  Todos corrieron a la máquina del tiempo y Julián apuntó al agujero negro que los devolvería a su casa. Ninguno de los chicos se dio cuenta del regalo que Vicent Van Gogh les había hecho con su pincel.

Foto de Steve Johnson en Pexels

LOS EXPLORADORES DE LA HISTORIA

Imagen de Cabecera: La habitación de Arlés de Van Gogh. Dominio Público. Wikimedia.org

Olga Lafuente.

Publicado en A partir de 7 años, Cuento

Los exploradores del tiempo-1.TODO DISPUESTO PARA LA MISIÓN

adorable blur bookcase books
Photo by Pixabay on Pexels.com

     El cuarto de Julián era como un laboratorio del futuro: tenía tubos que llegaban al techo con grandes gotas de agua luminosas que subían y bajaban, se oían sonidos de la naturaleza como el mar o el viento, también había una moqueta que parecía césped y muchos, pero muchos, aparatos raros que él encontraba.

     Julián tenía muy pocos amigos: él casi no hablaba y no le gustaba mirar a los ojos, además, no entendía los chistes, pero construía inventos geniales que a nadie más se le podrían ocurrir, y a los amigos que tenía les encantaba ir a su casa para utilizar sus invenciones.

selective focus photography of girl wearing cap standing beside flowers
Photo by Tuu1ea5n Kiu1ec7t Jr. on Pexels.com

     Estaba Paloma, a quien le gustaban los libros de misterio y de policías, y era extraordinaria en descubrir quién era el malo antes que los demás.

  Carla era muy valiente, siempre estaba corriendo, saltando y trepando, pero, a veces, se metía en líos por no pensar las cosas antes de hacerlas y sus amigos tenían que ir en su ayuda.

     Pablo era el serio del grupo: muy obediente, hacía sus tareas y estudiaba siempre, aunque al resto del grupo le encantaba chincharle un poco porque Pablo era muy gruñón, y sus amigos se lo pasaban en grande cuando lo sacaban de quicio.

boy wearing checked button up long sleeved shirt
Photo by Victoria Borodinova on Pexels.com

     Y Rafa era el más extraordinario: la gente lo miraba extrañada porque él hacía muchos gestos raros con la cara y, cuando se ponía nervioso, soltaba tacos sin querer, así que aprendió un truco: en vez de decir palabras malsonantes, trataba de decir otras más normales como “¡pepinillos!” o “¡tornillos desgastados!”, lo que provocaba, aún, más confusión entre la gente que estaba cerca, pero sus amigos se divertían de lo lindo cuando eso pasaba.

     El viernes por la tarde, estaban todos en el cuarto de Julián para conocer su nuevo invento: “la máquina del tiempo”. Este había descubierto que existían millones de agujeros negros microscópicos en la Tierra, que se podían utilizar para ir a un lugar del pasado. Un poco peligroso sí que era porque no sabrían a dónde irían pero, con tal de no perder el agujerillo negro que los había transportado, no pasaría nada; al menos, eso decía Julián.

     La máquina del tiempo era la tienda de campaña; allí habían colocado el ordenador de la mamá de Julián conectado a los mandos de la Wii. Cuando dispararan al agujerito negro elegido, todos se transportarían a un lugar en el tiempo; ninguno quería perderse esa oportunidad.

     Fue Carla la que eligió el agujero negro microscópico de todos los que se veían en el cuarto y, cuando Julián accionó el mando, el interior de la tienda se iluminó de color blanco intenso y, en un instante, desaparecieron de la habitación.

     Los exploradores del tiempo habían empezado su primera gran aventura.

Olga Lafuente.