Publicado en A partir de 6 años, Cuento

Un enorme regalo (Microcuento Jazzz)

Felipe es un niño

que además de ser hermoso,

es muy afortunado,

hasta su balcón ha llegado

un enorme regalo,

de elegantes alas azules

y su pecho de un bello anaranjado.

Es tanto su asombro

que un delicioso manjar

le ha preparado,

y en agradecimiento la bella ave

a su oído le ha susurrado…

“Niño de gran corazón,

tu gesto será recompensado,

en el jardín del Edén

ha florecido un jazmín blanco

que cuando percibas su aroma

te hará sentir el ser más amado,

tu alma tocará y por siempre

vivirás ilusionado”.

Publicado en Revista Cometas de papel

Número 3

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.

PLATÓN

Descarga de forma gratuita el número 2 de nuestra revista infantil y juvenil Cometas de papel

¡Vuela con nosotros en esta aventura literaria!

Encontrarás en ella: poesías, cuentos, libros recomendados, sagas literarias, manualidades, pasatiempos, experimento, marcapágina…

Publicado en Revista Cometas de papel

Número 2

“Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.”

― Jorge Luis Borges

Descarga de forma gratuita el número 2 de nuestra revista infantil y juvenil Cometas de papel

¡Vuela con nosotros en esta aventura literaria!

Encontrarás en ella: poesías, cuentos, libros recomendados, sagas literarias, manualidades, pasatiempos, experimento, receta de cocina..

Publicado en A partir de 10 años

¿Somos diferentes?

¿Somos diferentes?
¿Qué es lo que sientes?
Manos entrelazadas
unidas creando un
nuevo mañana,
sin ver del color
que son, ni el origen,
ni su condición.
Manos de niños que
piensan en diversión.
La misma ilusión.
La misma risa que
brota de su interior.
¿Qué más da el color,
religión, condición o país?
La sonrisa no es diferente,
ni el corazón que late a la
izquierda, ni la roja sangre
que fluye por nuestras
venas.
¿Somos diferentes?
Dime qué es lo que sientes.

Publicado en A partir de 10 años

El niño y la flor

Había una flor triste y solitaria,

en un jardín olvidado.

Era tan pequeñita, que todos se habían ido de la casa

y entre los arbustos la habían dejado.

Era más roja que el sol ardiente

pero nadie la veía desde la calle.

Aunque pensaba que algún día sería grande,

que un día crecería,

este día, en que todos se fueron,

la olvidaron.

Sus lágrimas, del tamaño de una hormiga,

corrían como un río por su tallo y sus espinas

y nadie oía sus gritos desesperados.

Pero fueron estas mismas hormiguitas,

las nobles obreras de la tierra

que a sus pies se habían quedado,

que llamaron a aquel niño que pasaba por la calle,

cantando, despreocupado.

Le hicieron cosquillas con sus paticas

y el niño no tuvo mas remedio que mirar;

y lo que miró fue lo más hermoso.

Era la flor más bonita que había visto,

con pétalos tan suaves y brillantes

como la seda que nunca había tocado.

Le dio un beso, el más amoroso,

secó sus lágrimas

y por la magia de su beso,

la pequeñita rosa creció.

Estaba tan feliz, que hasta el cielo se empinó.

Tocó al Sol y a la Luna,

con las estrellas bailó.

Se sintió libre y agradecida,

abrazó a su pequeño nuevo amigo

y en ese abrazo,

como el mismo universo, aquella amistad se hizo enorme.

El niño ahora es un adulto, todo un hombre

que cada día, con el primer rayo del sol,

antes de ir a trabajar,

sale al jardín de aquella casa que compró

y le da un beso y el mejor «buenos días»

a su eterna amiga, la flor.

Publicado en A partir de 7 años

El fantasmita Balulú

El fantasmita Balulú

no tenía amigos

con quien jugar,

se sentaba solo en el parque

y se ponía a llorar.

 

Llegó nuevo a un colegio

donde todos los fantasmas

ya se conocían,

nadie hablaba con él

¡parecía que no lo veían!

 

Pero un día todo cambió

al convertirse en el campeón

de un juego de clase,

y es que en mates no había

fantasma que le ganase .

 

Cuando le preguntaron

a Balulú qué premio

le gustaría ganar,

dijo sin dudar:

¡que ningún fantasmita

esté solo  nunca más!