Publicado en A partir de 4 años, Poesía, Revista Cometas de papel, Sonia Martínez

Los sueños de Gara

Gara sueña descalza

para no estropear

sus sueños,

imagina mil aventuras

en las que triunfa

por su empeño.

Fantasías de mil colores

la acompañan

cada día,

su camino, un arcoiris,

por el que salta

con alegría.

Gara sueña mil sueños,

de los que solo ella

es la reina.

Gara busca lo que quiere

y sonríe si el viento

la despeina.

Publicado en A partir de 4 años, Poesía, Sonia Martínez

Sofía y el aburrimiento

Sofía se aburría
encerrada en su casa.
quería ir al parque
o jugar en la playa.

Sofía se aburría
sin ver a sus amigos,
por mucho que pensase
no encontraba peor castigo.

Sofía se aburría
pensando en el aburrimiento,
los días eran eternos,
¡te juro que no te miento!

Sofía se cansó
de tanto aburrirse,
encendió su imaginación,
¡ya era hora de divertirse!

Publicado en A partir de 4 años, Sonia Martínez

El pingüino Marcelino

El pingüino Marcelino
es un famoso adivino.

Ve todo lo que pasará
en su bola de cristal.

Sabe cómo te llamas
y que duermes en la cama.

Que cuando dices achís
es porque te pica la nariz.

Que piensas que te estoy vacilando
con las tonterías que te estoy contando.

Pero, cuidado, si te estuviera mintiendo,
¿cómo sabe que ahora te estás riendo?

Publicado en A partir de 7 años

Las aventuras del dragón Gargolón

El dragón Gargolón
vivía en un reino lejano,
escondido en una cueva
porque temía a los humanos.

Un día, la princesa Eli
y el caballero Rubén,
en busca de aventuras,
se encontraron con él.

Gargolón les gritó al verlos:
«¿Quién les ha invitado a mi cueva?».
«Tranqui colega», dijeron Eli y Rubén,
dejando en el suelo sus espadas nuevas.

«No sabíamos que vivías aquí,
¿por qué no nos acompañas?
Iremos juntos en busca de aventuras
a través de mares y montañas».

Gargolón, que estaba un poco aburrido
de estar solo todo el día,
aceptó la oferta
con mucha alegría.

Juntos vivieron mil aventuras,
a cual más disparatada.
Cuando me las contaron
¡yo terminé chiflada!

Continuará…

Descubre un rincón de cuento

 

Publicado en A partir de 10 años

Saltando tras la luna

¿Porqué no estar saltando
tras la Luna?
Intentando alcanzarla,
siempre con la sonrisa
en la cara.
No hay mayor ilusión que
los sueños que creemos
irrealizables,
pero ahí están
esperando que demos
el salto adecuado
para poder alcanzarlos.
Bajar la Luna al suelo,
a nuestro lado
Entregártela envuelta
en papel de regalo.
No dejemos de saltar
hasta alcanzar la Luna
Nuestros sueños están
a un salto,
esperando.

Publicado en A partir de 10 años

El niño y la flor

Había una flor triste y solitaria,

en un jardín olvidado.

Era tan pequeñita, que todos se habían ido de la casa

y entre los arbustos la habían dejado.

Era más roja que el sol ardiente

pero nadie la veía desde la calle.

Aunque pensaba que algún día sería grande,

que un día crecería,

este día, en que todos se fueron,

la olvidaron.

Sus lágrimas, del tamaño de una hormiga,

corrían como un río por su tallo y sus espinas

y nadie oía sus gritos desesperados.

Pero fueron estas mismas hormiguitas,

las nobles obreras de la tierra

que a sus pies se habían quedado,

que llamaron a aquel niño que pasaba por la calle,

cantando, despreocupado.

Le hicieron cosquillas con sus paticas

y el niño no tuvo mas remedio que mirar;

y lo que miró fue lo más hermoso.

Era la flor más bonita que había visto,

con pétalos tan suaves y brillantes

como la seda que nunca había tocado.

Le dio un beso, el más amoroso,

secó sus lágrimas

y por la magia de su beso,

la pequeñita rosa creció.

Estaba tan feliz, que hasta el cielo se empinó.

Tocó al Sol y a la Luna,

con las estrellas bailó.

Se sintió libre y agradecida,

abrazó a su pequeño nuevo amigo

y en ese abrazo,

como el mismo universo, aquella amistad se hizo enorme.

El niño ahora es un adulto, todo un hombre

que cada día, con el primer rayo del sol,

antes de ir a trabajar,

sale al jardín de aquella casa que compró

y le da un beso y el mejor «buenos días»

a su eterna amiga, la flor.