Destacado
Publicado en Revista Cometas de papel

Número 3

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.

PLATÓN

Descarga de forma gratuita el número 2 de nuestra revista infantil y juvenil Cometas de papel

¡Vuela con nosotros en esta aventura literaria!

Encontrarás en ella: poesías, cuentos, libros recomendados, sagas literarias, manualidades, pasatiempos, experimento, marcapágina…

Publicado en A partir de 10 años, Cuento

El misterio de la morera enferma (Los viajes de Lotay)

—Qué bonito es el amanecer.

Esto lo acababa de decir Karam, un niño de ocho años mientras miraba al horizonte desde la cima de la montaña donde vivía.

Sus amigos, que estaban sentados en la nieve se miraron extrañados porque, en realidad, ya hacía más de cuatro horas que se había hecho de día, pero no dijeron nada porque conocían a Karam y sabían que a este le gustaba levantarse muy tarde, cuando ellos ya casi estaban terminando de jugar a aprender.

En el país de Karam, el más alto del mundo, los niños no iban a clase ni estudiaban, ellos aprendían solos mientras jugaban a lo que más les gustaba. Si tenían alguna duda sobre un tema, hablaban con un adulto experto, pero como los niños estaban jugando todo el día, aprendían muchísimo y llegaban a ser muy buenos en el oficio que elegían.

Ese día estaban en el campo de las moreras, unos árboles que daban moras de todos los colores. Los niños recogían estos frutos y se encargaban de hacer mermeladas, pero los árboles también servían para criar gusanos de seda, que se alimentaban de sus hojas, y como eran grandes, los chicos y chicas se subían a ellos para jugar al escondite.

Se habían reunido en aquel lugar porque los gusanos ya habían formado sus capullos de seda y estaban a punto de salir transformados en mariposas. Karam había llegado cuando el sol ya estaba arriba porque le gustaba dormir, aunque para él acabase de amanecer, pero no quería perderse ver cómo salía la primera mariposa de seda.

Se subió a una de las moreras y se tumbó en la rama más grande abrazándose a ella para estar más cómodo mientras esperaba la eclosión del capullo de seda.

—Vamos, Karam. ¿ Vas a seguir durmiendo en el árbol? —dijo Lotay para meterse con él.

–Ten cuidado no te vayas a resbalar mientras haces la siesta —continuó Santa entre las risas de todos que sabían la afición de Karam a dormir.

—Si vamos a esperar a que salga la primera mariposa de seda, ¿qué más da si me pongo cómodo? Seguro que todavía nos quedan unas cuantas horas; os aconsejo que hagáis lo mismo que yo —contestó tranquilo mientras se movía buscando una postura que le gustara.

No le dio tiempo a mucho más, la rama crujió haciendo un horrible ruido y cayó de repente al suelo con Karam agarrado a ella.

Los chicos corrieron a ver cómo estaba su amigo. Reina, a la que le gustaba la medicina, era la que más sabía sobre heridas y huesos rotos, así que dejaron que fuera ella la que diera su diagnóstico.

—No parece que te hayas roto nada, pero te va a salir un buen chichón en la frente, Karam —rio aliviada—. Vamos a la casa del médico para que te vea.

—¿Y qué le digo que ha pasado? —preguntó Karam un poco asustado.

—¿Qué le vas a decir? —respondió Lotay—, que con tu peso has roto la rama más grande de la morera, ja,ja,ja,ja.

–No es verdad —protestó Karam—. Cuando me caí, noté como si la rama estuviera hueca.

—Eso no es posible —dijo Santi, que era quien más sabía de plantas—. Esa rama es muy gruesa para romperse tan fácilmente.

Santi se dirigió a donde estaba tirada la rama del árbol para demostrar que su corteza era dura y fuerte, pero al acercarse, hizo una exclamación y se puso en cuclillas junto al trozo de madera.

Sus amigos, extrañados por la reacción del chico, preguntaron que ocurría y este dijo que había que hablar con el agricultor que se encargaba de criar los árboles frutales. Al parecer, la morera estaba enferma.

No tardó en llegar el hombre encargado de aquella plantación a donde iban los niños de la localidad para aprender sobre plantas y árboles, y se mostró triste cuando vio lo que le había pasado a una de las moreras más grandes.

—Tienes razón en lo que me has dicho, Santi —dijo el adulto—. Este árbol está enfermo, pero es muy raro porque ni tiene muchos años ni tampoco veo ninguna plaga que le pueda hacer daño.

El agricultor miró alrededor del árbol y se fijó en el suelo.

—¡La hierba también está enferma! —exclamó el hombre—, ¿cómo no me he dado cuenta?

Los niños lo seguían y observaban también todo lo que estaba a sus pies. La hierba estaba seca, formando un camino amarillento que venía de las afueras del pueblo. Además, otros árboles estaban empezando a enfermar y algunas flores y arbustos también se estaban secando.

—Parece algo que viene de fuera —pensó en voz alta el agricultor—. De las ciudades que hay a los pies de nuestra montaña.

Lotay recordó que hacía unos días había tenido un sueño muy extraño en el que visitó el mundo que existía abajo de donde vivían. También pensó que el sueño era muy real y que era posible de que algo de lo que soñó fuese posible.

—Hace poco soñé que el mundo que hay ahí abajo es muy extraño, casi no había plantas, la gente iba en trastos que echaban humos y las casas eran muy altas.

—No es un sueño —respondió el hombre—, todos los adultos hemos ido a los pueblos que hay a los pies de la montaña. Los conocemos y eso que cuentas es verdad.

Lotay se quedó impresionado por lo que estaba oyendo y empezó a creer que tal vez su viaje había sido real y no un extraño sueño.

—Es posible que este misterio que está acabando con nuestros árboles provenga de allí, Lotay —siguió diciendo el agricultor.

—Entonces, habrá que bajar la montaña para descubrir qué pasa —contestó rápido el niño con ganas de hacer una excursión.

—Sí —dijo el agricultor—, pero tendremos que ir varios. Así que habrá que preparar el viaje.

—¡Y nosotros también! —exclamó Karam.

—Bueno… —dudó el hombre—, os vendría bien como aprendizaje. Habladlo con vuestros padres. En un par de días, salimos de excursión.

—¡¡Bien!! —festejaron los niños. Y corrieron a sus casas para contárselo a sus familias.

(Continuará)

Olga Lafuente.

Publicado en A partir de 10 años

El pintalabios de Pedro. Capítulo 10

Pedro cenó rápidamente y corrió a su habitación para conectarse y comprobó cómo todos se sorprendieron al verlo en aquella reunión urgente.

—Chicos, muchas gracias. ¡Sois los mejores! No esperaba unas barras de pintura para disfraces tan buenas —Pedro no disimulaba su alegría, estaba feliz.

—Ha sido idea de Marta —dijo Andrés, poniendo ojitos cariñosos al decir el nombre de su amiga.

Las risas sonaron muy fuertes y Marta se volvió a poner colorada como un tomate.

—Bueno, centrémonos. Hay algo que me preocupa —dijo Marta para cambiar pronto de tema, y contó al grupo todos los detalles de la furgoneta aparcada. Hizo hincapié en la frase del padre de Pedro: <<es una sorpresa>>.

—Uff, no sé vosotros, pero yo odio esa frase dicha por un adulto —se lamentó Andrés.

—Lo sé, lo mismo pensé yo —respondió Marta.

—Pero Pedro, tú habrás oído algo, ¿no? —intervino Andrés con tono de sospecha.

Pedro, tardaba en contestar, como pensando una excusa. Definitivamente sabía algo, pensaron todos.

El comportamiento de Pedro era sospechoso. Todos pensaban que seguramente sabía algo.

—¿Qué dices mamá? ¡Voy! —Pedro contestó a una supuesta, oportuna y sospechosa llamada de su madre—. Ups, tengo que irme…

—¿¡Eh!? ¿Dónde crees que vas? —gritó Andrés, pero ya era tarde. Pedro se había desconectado.

—Este sabe algo —afirmó Ana—. Pero os digo que yo también, porque ayer, mi madre hablaba por teléfono con tu madre, Marta.

—Oh, noooo. Me lo temía. Es que no os he contado que mi madre ayer me dijo que habló con la madre de Pedro. Se están confirmando mis sospechas —lamentó Marta.

—¿Qué sospechas? —quiso saber Simón.

—Que mi madre, junto con los demás padres, nos ha preparado UNA SORPRESA. Creo que esto da miedito.

Cuando terminaron de hablar, el grupo permaneció callado un momento.

—Ahora que lo dices, mi madre ha estado todo el día fuera y ha llegado cargada de bolsas —dijo Simón.

—Y mi padre ha metido en la despensa yo que sé cuantas bolsas de chuches, patatas fritas, gusanitos… —recordó de pronto Andrés.

—Chicos y chicas, esto apesta a fiesta sorpresa. ¡Es increíble la que se ha liado por un pintalabios!—dijo Ana.

—Pues conmigo que no cuenten, la última vez nos hicieron bailar y odio bailar —protestó de nuevo Andrés. Fue fácil imaginarlo de nuevo con los puños cerrados.

—Lo peor es que suena a encerrona y encima Pedro parece estar al tanto de que algo se cuece —dijo Marta.

—Ya, pero seguro que a él tampoco le han dicho todo. Intenta invitarlo de nuevo a la conversación. Tiene que saber lo que acabamos de descubrir y decidir si nos cuenta lo que sabe o no —propuso Jaime.

Pedro apareció de nuevo en pantalla y escuchó perplejo cada detalle.

—Me temo entonces que mañana efectivamente tenemos fiesta. Veréis lo que yo sé es que la madre de Marta habló con la mía y que mañana iréis todos al cumpleaños de mi prima, como agradecimiento por ayudarme por el malentendido del pintalabios —explicó Pedro.

—Entonces misterio resuelto —dijo Ana

—No tanto —aclaró Pedro— porque lo que yo sé es que veníais al cumpleaños, pero es que mi disfraz ha desaparecido y sospecho que lo tiene mi madre. Le he preguntado por él y me ha respondido <<estará en tu armario>>. No tiene sentido esa respuesta y que ni se preocupe, cuando lo que le acabo de decir es que MAMÁ, MI DISFRAZ NO ESTÁ EN MI ARMARIO.

—UMMM —Simón entrecerró los ojos— Por favor, que no esté tu disfraz en mi casa.

—¿Por qué iba a estar mi disfraz en tu casa? —quiso saber Pedro intrigado.

—Porque ahora que lo pienso, era una bolsa muy grande y sobresalía algo azul, que juraría que era una peluca —le aclaró Simón.

—¿NOS VAN A DISFRAZAR A TODOS DE PAYASOS Y PAYASAS? —gritó Andrés— ¡JA! ¡QUE NI LO SUEÑEN!

De nuevo se hizo silencio y a todos les recorrió un escalofrío por la espalda.

Continuará…

Publicado en A partir de 6 años

El sueño de Amalia

El sueño de Amalia

Amalia es una pequeña niña, linda y muy dulce, como todos los niños.

Ella adora los animales, pero nunca ha tenido uno en casa. Ese es su mayor sueño: tener una mascota a quien querer y con la que pueda jugar.

Su padre le ha explicado que no se deben comprar a las mascotas, ni tampoco ser regaladas.

—¿Por qué no se puede, papá? —preguntó lo niña, algo triste.

—Es para evitar que los animales sean luego abandonados por las personas. —contestó su padre, tratando que su pequeña le entendiera.

—Yo lo querría mucho, y nunca, nunca, le haría daño ni lo abandonaría —fue la respuesta de Amalia y sus palabras llegaron al corazón de su papá.

—Lo sé, mi niña. Quizás un día, cuando estés algo mayor y sepas como cuidar a un perrito, darle su alimento, bañarlo y puedas limpiar todo si ensucia, entonces te llevaré a un refugio para adoptar un pequeño cachorro, el que más te guste.

Los ojos de Amalia se iluminaron como dos estrellas brillantes. Esa es su gran ilusión y esperará el día en que pueda adoptar a su mascota.

—Gracias, papi. Me alegraré mucho si lo podemos hacer.

Y Amalia se sentó en un lugar del salón, imaginando que tenía a el pequeño perrito en sus brazos, que jugaba con él. Cuando eso sea una realidad, le pondrá un bonito nombre, cuidará de él y le dará mucho amor. Será como tener un amiguito con quien compartir momentos felices.

Amalia imaginaba el momento cuando jugaría con su perrito.

Un año después, cuando Amalia tenía seis años, su padre la llevó al refugio a buscar un perrito que necesitara un hogar. Allí, apenas entrar, su mirada se dirigió al lugar donde una pequeña perrita de color canela estaba echada, como esperando a que alguien fuera por ella.

Hicieron los arreglos y le dieron a la pequeña chihuahua en adopción. Al llegar a casa, el padre pregunto:

—¿Qué nombre le pondrás a tu amiguita?

Amalia mostró una gran sonrisa y le contestó:

—Canela, se llamará Canela, como el color de su pelo.

Desde ese día, la casa se llenó de alegría y risas con los juegos de Amalia y Canela. Eran dos seres hermosos: ella llena de ternura, y la perrita, inteligente y juguetona, aunque también era algo ruidosa, con sus agudos ladridos.

Nota del autor: Dedicado a mi sobrina nieta, Amalia, por su cumpleaños.

Autor: Adalberto Nieves. @Yocuento2

Imágenes: Fotos del autor e imágenes de Pixabay

Publicado en A partir de 6 años, Poesía

El jabalí y la ardilla (Juan Carlos Burgos y Ana, escritores invitados)


Érase un bosque poblado

con árboles y animales,

unos altos, otros jóvenes

y sólo algunos frutales.


En lo profundo del bosque,

un gran jabalí habitaba,

fuerte y fiero, que comía

más que lo necesitaba.


La ardilla desde la rama

ve con preocupación

que todos los frutos come,

el jabalí abusón.


Decide bajar y le habla,

vence al miedo,

alza la voz:

«¡Para! ¡que si te lo acabas,

el hambre será más feroz!


Hoy el árbol te alimenta,

pero un día fue semilla.

¡Deja que algún fruto crezca!».

Dio su consejo la ardilla.


Y lo entendió el jabalí.

La ardilla tiene razón:

ni egoísmo ni impaciencia,

pues nunca habrá mejor ciencia

que paciencia y corazón.

Autores: Juan Carlos Burgos @JuanRuache y Ana @seriesvspelis

Publicado en A partir de 4 años, Cuento

El abuelo Alberto por Santiago@SHojalata(autor invitado)

El Abuelo Alberto llevaba tiempo preparando una cometa: «Será la mejor cometa del mundo y se la regalaré a mi nieto— decía».

Era una cometa llena de color, con hilo suficientemente largo para volar, como la imaginación en los sueños de los niños. Y con jirones resistentes, para que no cualquier viento pudiese derribarla o romperla.

Era la mejor cometa, más bonita que las que se vendían en las tiendas. Sobre todo, porque estaba fabricada con las manos gastadas del buen Alberto.

Esa tarde, hubo mal tiempo… y la tarde siguiente también. Pero al fin llegó el día perfecto. El abuelo se fue a la plaza. Solo, como tantas veces.

Mientras caminaba, recordaba lo maravillosa que había sido su vida con su amada Isabel. Pero por cosas del destino, no pudieron tener hijos.

Los años pasaron, Alberto e Isabel se amaban y siempre estaban rodeados de amigos y los hijos de estos. Pero un día, Isabel partió al mundo de las estrellas. Y poco a poco, sus días se fueron llenando de soledad. Así, ideó un plan, para que a ningún niño del barrio le faltasen juguetes.

Al fin llegó a la Plaza, al poco tiempo vio a un niño que no tenía amigos ni hermanitos para jugar. Su mamá lo animaba a que se acercase a otros niños, pero el pequeño era tímido.

El abuelo, con su rostro bonachón, se acercó primero a la mamá, ofreciendo la cometa para su hijo pequeño. Lucía conocía de vista al abuelo, era alguien popular y querido en el lugar, por su noble y desinteresado corazón. Por supuesto, le dio una gran alegría que quisiera compartir su hermosa cometa con su pequeño.

Minutos después, presentación mediante, ahí estaba Alberto, con una sonrisa radiante y su nieto — por esta tarde — llamado Matías o Mati, como le decía su mamá.

No importaba que Mati no supiera remontar la cometa. No importaba que no fuese su nieto. Esa tarde, abuelo, nieto y madre; disfrutaron todos juntos jugando con la cometa. Y además, el pequeño, se animó a compartirla, con otros niños, que desde hoy serían sus amiguitos.

Un día más, Alberto, el abuelo del barrio, se fue a su hogar con una sonrisa en su rostro, feliz de tener otro nieto, con quien jugar y compartir sus juguetes fabricados a mano.

Recuerda: si te sientes solo no pierdas la esperanza, siempre habrá alguien dispuesto a jugar contigo.

Autor:

Santiago Pereira Yaquelo.

@SHojalata

Ilustraciones: Pixabay.

Publicado en A partir de 11 años, Cuento

Coraje, un Conejillo de Indias. Capítulo 4. Final

Ya afuera, me erguí (todo lo que se puede enguir una pequeña ratita como yo), moví mi hocico 360 grados miles de veces, y salté frenéticamente hacia la mole.

En ese momento la montaña volvió a temblar; el eco que semejaba una explosión de palabras se convirtió en un atormentante llanto. La estructura comenzó a partirse en dos (como lo había hecho antes el arcoiris), y se dejó ver, al final de un camino (un verdadero camino de tierra), a casi cincuenta metros de distancia, una enorme cascada.

No había más nada que hacer que lo que mis patas, roji-peludas y pequeñas, me pedían: correr hacia ella a toda velocidad. ¿Era esa el agua ansiada que tanto habíamos buscado? No lo podía creer. En medio de la euforia que me hacía correr a toda velocidad sentí que aquel medio kilómetro se me hizo tan corto como unos pocos pasos.

Y al llegar me lancé de un salto, como un dibujo animado, sin miedo a caer al vacío, hacia las alborotadas aguas que corrían debajo de la gran cascada. Hundido en el agua, con todos mis pelos empapados, vi mi color rojo perderse por completo y, como un perfecto ratón albino, seguí moviéndome con la corriente del inmenso lago que recogía esa perfecta, pura, y cristalina agua.

Hasta que logré subir a la superficie, y ahí, como una boya regordeta, sin el más mínimo rastro del color que toda la vida me había caracterizado, vi a todos mis hermanos saltando como locos, por encima de mí. Cada uno de ellos siguió mis pasos hacia el hermoso lago.

Mientras me rodeaban por todos lados, sintiendo sus chillidos descontrolados de alegría, entendí que nunca había sido mi color, ni el hecho de no tener cuerdas vocales, lo que me hizo llegar a la meta.

Yo era uno más, de entre tantos; y como tantos, no tenía nada diferente que me ayudara a liderar aquella valiente travesía. Era solo una ratita que creyó estar preparada para salvar al mundo, respaldada por el mejor equipo de amigos, y con una pequeña arma secreta: coraje. Pensé que quizá así debía llamarme a partir de ese momento.

Y así lo grité (o lo chillé): «me llamo Coraje». Mi nombre rebotó en todos mis alrededores desde mis perfectas cuerdas vocales (fuertes como la misma mole que casi nos había aplastado), que por primera vez me hacían hablar. La felicidad me llenaba el alma mientras veía mis pelos empaparse con aquella maravillosa agua.

Fin

Imágenes: Canva

Publicado en A partir de 7 años, Cuento

El sombrero de la tortuga Casiopea

Amaneció el día sin nubes, iba a ser caluroso, ideal para un baño fresquito en el lago del bosque.

Las ranitas gritaron:

—¡Venid todos al agua y nademos juntos!

Y todos los animales más jóvenes del bosque acudieron sin pensar.

Menos Casiopea, que prefirió quedarse en su caparazón porque estrenaba un sombrero nuevo, quería llevarlo puesto durante todo el día y no lo quería mojar. Además lo había hecho ella misma.

Sus amiguitos fueron a visitarla, y desde el jardín gritaban:

—¡Casiopea, corre, ven a jugar! ¡El agua está buenísima!

—¡Hoy no puedo, tengo un sombrero nuevo que he fabricado, y no me lo quiero quitar, pero tampoco estropear! —contestó desde dentro. Su voz parecía venir desde una cueva muy profunda.

Todos los animalitos se quedaron pensando.

La tortuga Casiopea quiere quedarse en su caparazón porque tiene un sombrero que se ha hecho ella misma y no lo quiere estropear.

—Pero Casiopea, ¿de qué te sirve llevar un sombrero nuevo tan bonito dentro de tu caparazón? Nadie podrá verlo —dijo una ranita.

<<¡Oh, es verdad!>>, se dijo Casiopea, que no se había dado cuenta de ese detalle.

—Además, el sombrero te puede proteger del sol hasta el lago, para eso sirve también —dijo su amiga la mofeta.

—¡¡Ya, pero en el lago se me mojará!! —gritó la tortuga Casiopea desde dentro de su caparazón.

Todos los amigos, menos el castor, se rindieron y se fueron a jugar al lago para darse un baño muy refrescante.

—Casiopea, ¿y si vienes con el sombrero puesto y cuando llegues al lago lo guardas de nuevo? ¡Te espero allí! —dijo su amigo el castor.

—¡Eso es! —dijo Casiopea.

Y sacó su cabecita con un hermoso sombrero azul.

En el lago todos le dieron la bienvenida.

Todos los amiguitos saludaron a Casiopea cuando la vieron llegar al lago tan guapa con su sombrero nuevo.

—¡Es un sombrero precioso, Casiopea! Me encantaría aprender de ti y hacerme uno —le dijo la ardilla.

—¡Gracias! —respondió Casiopea muy contenta.

Y cada animal del bosque que pasaba cerca, alababa lo bonito que era su sombrero y lo bien que estaba hecho, y a todos Casiopea, muy educada, con un gracias respondía.

—¡Amigos! —dijo Casiopea cuando guardó el sombrero para nadar un rato—, hoy he comprendido, que cuando algo hermoso tenemos y sabemos hacer, no debemos guardarlo por miedo a estropearlo. Es mejor mostrarlo, inspirar y también cuidarlo.

Y todos disfrutaron del caluroso día de primavera con juegos, risas ¡y mucho baño!

Casiopea está feliz en el lago con su sombrero y lo cuidará mucho.

Fin.

Publicado en A partir de 10 años, A partir de 11 años, A partir de 12 años, A partir de 14 años, A partir de 15 años, A partir de 16 años, A partir de 7 años, A partir de 8 años, A partir de 9 años, Cuento

De pesca, con Peter el pirata.

El día estaba fresco y soleado. Peter el pirata, tenía parado a un lado a, su contramaestre Sebastián, y al otro, sobre su hombro posado, su perico verde y mal hablado, John.

Navegaban en el precioso mar azulado.

—Qué bonito día para pescar —Dijo el capitán pata de palo.

—Si el capitán lo desea, las redes y unos anzuelos preparo. ¿le ordeno a los marineros, que suelten el ancla?

—Eso es lo que deseo. ¡Tomemos un descanso, ahora que el océano está manso! Llama también, al marinero que le dicen “patas de ganso” —Concluyó Peter el pirata.

Luego se quitó la bota, para andar descalzo. Colocó la carnada en el anzuelo y, lanzó el cáñamo, hasta donde le alcanzó, la fuerza de su brazo.

—¿Me ha llamado, capitán? —Preguntó el marinero.

—Sí, “pies de ganso” Te llaman así, porque eres el mejor nadando. Eso lo sé. Y debajo de nuestro barco, hay moluscos deliciosos. Ve al fondo y trae las mas grandes almejas, pues haremos una sopa en las vasijas viejas.

Peter atrapó tres peces espada, en una batalla muy tardada. En la isla del pirata, hicieron una fiesta donde, le agradecieron al dios del mar que los alimenta.

En medio de los días nublados y las tormentas. Entre las jornadas largas en busca de tesoros en los mapas. Esta bien que los piratas, se tomen un día para descansar. Yendo por la mañana de pesca, para que en la tarde se merezcan una bonita fiesta.

Publicado en A partir de 6 años

El lorito Papo (María Añasco, autora invitada)

El lorito Papo

es muy consentido.

No teme a perros

ni a los maullidos de los gatos.

Les quita los juguetes

se toma su leche,

y dejan que haga travesuras,

porque no quieren que Papo grite:

¡Es tan fuerte su canto

que cuando se enoja

una banda de rock parece!

Se pusieron de acuerdo un día,

las mascotas de la casa,

y convencieron a Papo de que como artista

compartir sus dones de cantante debía.

Ahora Papo sale a cantar al jardín

y recibe, el aplauso de los transeúntes.

Así los amigos, están muy felices.

Y su repertorio,

¡ no tiene fin!

Autora: María Añasco

Redes sociales: Twitter @Lolita74vargas

¿Te cuento unas curiosidades?

El lorito Papo es la mascota de la autora de este cuento-poesía. Aquí lo tienes en vivo y en directo con sus otros amigos.

Papo, es un loro de la especie amazona de frente azul y puede vivir hasta los 90 años. Cuando aprendió a emitir sonidos, imitaba a un rockero argentino que se llamaba Papo, de ahí su nombre.

Cuando era chiquitín lo alimentaban con jeringas de leche, luego comía choclos (maiz tierno), frutas y pan.

A los 20 años, se fue de gira a cantar por todo el país, porque marchó con una bandada de pájaros y nunca volvieron a verlo de aparecer.

Publicado en A partir de 10 años

El pintalabios de Pedro. Capítulo 9

¿¡UNA FURGONETA!?

El sábado por la tarde, Pedro recibió un mensaje de Marta: <<Hola Pedro, ¿puedes salir un rato a la zona de los columpios?>>

Tenía ganas de verla, así que con un “Ahora vuelvo”, salió corriendo dejando que la puerta se cerrase detrás de él, mientras su padre decía algo que no llegó a entender.

—¡Hombreeee el chico malhumorado del patioooo! —dijo Marta en cuanto lo vio.

Aquel grito chistoso, hizo que Pedro sonriera.

—Es que no te imaginas en el lío que me he metido por hacer una promesa a mi hermana —explicó Pedro. No quería que Marta pensara mal de él.

—Aunque te sorprenda, la pandilla ya lo sabemos todo. Tengo que reconocer que tu hermana Lola nos ha ayudado un poco… —A Marta le divertía la cara de sorpresa de Pedro.

—¿Mi hermana? —preguntó perplejo.

Marta estaba muy satisfecha porque su frase lo había dejado totalmente a cuadros, como solía decir Bea. Era el momento perfecto para sacar el regalo.

—Ejem, entre todos, incluído Andrés que es reticente para los disfraces, hemos comprado esto —Se sentía algo nerviosa, y sacó el regalo de su mochila, porque aunque era sábado, no se le ocurrió otra forma de guardar aquel paquete envuelto para que Pedro no sospechara.

—¿Disfraces? ¿Regalo? ¿Andrés? —sin duda estaba alucinado.

Lo abrió en dos segundos.

—Pero… ¿Cómo porras lo habéis adivinado?

Marta solo sonreía triunfante.

—Definitivamente sois los mejores —dijo Pedro muy contento tras comprobar que las barras de pintura eran perfectas para su disfraz de payaso y mucho mejores que el pintalabios requisado por su tutora. Al final tenía que estar agradecido con Ruth.

Pedro sonreía mirando las barras de pintura, pero al mirar a Marta se dio cuenta de que estaba preocupada.

—¿Qué ocurre? —quiso saber Pedro.

—Verás… para poder ir a comprar estas pinturas… se lo conté todo a mi madre… y… bueno… ella… pues…

—Ha hablado con la mía —terminó la frase Pedro.

Marta levantó la vista y afirmó con la cabeza.

—Lo hecho, hecho está —dijo Pedro sacudiendo los hombros y en un impulso le dio un beso en la mejilla —vamos, que ya mismo es la hora de la cena.

Iban hacia el portal, cuando vieron al padre de Pedro aparcando una furgoneta. Marta se extrañó mucho y corrió hacia él.

—¿Y esta furgoneta tan grande, Carlos? —dijo, mientras se ponía de puntillas para ver bien el interior.

—Ah… es una sorpresa, no puedo decir nada. Mañana lo sabrás —respondió el padre de Pedro.

Los dos amigos se miraron y subieron en silencio a sus casas. Marta estaba muy intrigada y pensativa. Cuando los mayores daban sorpresas, no sabía si alegrarse…

Mensaje por Whatssapp enviado por Marta a todos los miembros de la pandilla:

<<¡¡¡REUNIÓN URGENTE!!!>>

Continuará…